Cirugía plástica oncológica

Los avances de la oncología moderna han conseguido la curación de muchos cánceres y la prolongación de la vida en otros que antes eran considerados como intratables. A pesar de la incorporación constante de nuevas herramientas inmunológicas, quimioterápicas y radioterápicas, la extirpación quirúrgica sigue el primer y principal tratamiento en la mayoría de los tumores malignos.

Las técnicas de diagnostico por imagen, la reinterpretación de los conocimientos anatómicos clásicos, los avances en anestesiología y cuidados intensivos, así como las nuevas tecnologías puesta en manos de los cirujanos, hacen posible la extirpación de tumores que eran impensables hace pocos años.

 

 

La cirugía plástica oncológica facilita el abordaje a estos tumores y permite plantear reconstrucciones, que ofrezcan al paciente no solo superar la enfermedad oncológica, sino además, afrontar la vida como antes de enfermar. En definitiva, volver a ser y vivir como antes. Ya no basta con sobrevivir.

Cirugía plástica oncológica de cabeza y cuello

Vivimos una epidemia de tumores inducidos por la radiación solar. La mayoría son curables mediante la extirpación completa, pero en ocasiones implica el sacrificio de estructuras importantes de la cara: párpados, nariz, orejas, nervios… El cirujano plástico valorará el defecto resultante de la extirpación del tumor y desplazará y modelará los tejidos cercanos, para que el impacto sobre la forma y expresión de la cara sea mínimo. En los casos más graves, el abordaje del tumor necesitará de un equipo multidisciplinar, que aportarán técnicas de extirpación mapeada en tiempo real, (Cirugía micrográfica de Mohs), biopsia selectiva del ganglio centinela y reconstrucciones con técnicas de microcirugía.

 

Cirugía plástica oncológica de mama (cirugía oncoplástica de la mama)

La extirpación quirúrgica del tumor maligno con márgenes sanos, es la condición principal para que el tratamiento oncológico tenga éxito. Es lo que conocemos como mastectomía parcial, denominada en ocasiones cuadrantectomía o glandulectomía y es hoy en día, el tratamiento quirúrgico estándar de los tumores mamarios malignos. No obstante, debido a las características del tumor, algunos casos todavía necesitan de una mastectomía total. La planificación de la intervención junto con el cirujano plástico, facilita en primer lugar, el acceso al tumor, obteniendo mejores tasas de márgenes libres. En segundo lugar, permite a partir de los tejidos remanentes, la recreación de una nueva forma mamaria optima. De esta manera, la paciente podrá después recibir el tratamiento radioterápico sin sufrir distorsiones graves en la forma de la mama. Hay casos, en los que el volumen de tejido mamario sano después de la extirpación, es insuficiente para obtener una reconstrucción satisfactoria. La transferencia de otros tejidos a distancia, permite conservar la mama con garantías de seguridad oncológica y evitar así, la mastectomía total.

 

 

Cirugía plástica oncológica del tronco y los miembros

Los mismos principios terapéuticos se aplican estas regiones anatómicas. Las técnicas de cirugía plástica hacen posible la extirpación radical de los tumores malignos de los miembros y del tronco y de otra forma serían intratables. En estos casos, la microcirugía permite la transferencia de tejidos a distancia, la reconstrucción de nervios y la preservación de estructuras vasculares.